Policía Metropolitana de Bogotá - @PoliciaBogota Twitter
Policía Metropolitana de Bogotá – @PoliciaBogota Twitter

La desarticulación de la banda criminal ‘La 108’ en la localidad de Suba, Bogotá, marca un hito significativo en la lucha contra el microtráfico en la capital. Tras ocho meses de arduas labores investigativas, un agente encubierto de la seccional de investigación criminal de la Policía logró infiltrar y desmantelar una de las organizaciones más poderosas en el ámbito del narcotráfico local.

El proceso investigativo reveló que los diez integrantes de ‘La 108’ se dedicaban a la comercialización de marihuana y cocaína. Además, instrumentalizaban a menores de edad para la distribución de estas sustancias en los barrios Villa María y Gaitana. Este uso de menores no solo es un delito grave, sino que también refleja la crueldad y la falta de escrúpulos de la banda.

Para llevar a cabo las capturas, las autoridades realizaron ocho diligencias de allanamiento y registro. Estas acciones fueron posibles gracias al material probatorio recaudado por el agente infiltrado. Entre los capturados se encuentra alias Wilson, líder de la banda, quien coordinaba la adquisición y distribución de las sustancias. Alias ‘La Flaca’ y alias ‘Nubia’ manejaban las finanzas, mientras que alias ‘Héctor’ se encargaba de adquirir y aprovisionar los estupefacientes. Alias ‘Claudia’ tenía la responsabilidad de almacenar y dosificar las drogas.

Durante los allanamientos, las autoridades incautaron un revólver calibre 32 con 23 cartuchos, 500 dosis de marihuana, 200 de cocaína, seis celulares, una gramera y una motocicleta utilizada para realizar entregas a domicilio. Estos elementos no solo son pruebas contundentes, sino que también muestran la infraestructura y los recursos con los que contaba la banda para operar.

La instrumentalización de menores es uno de los aspectos más alarmantes de esta operación criminal. La investigación demostró que algunos miembros de la banda utilizaban a sus propios hijos para transportar grandes cantidades de estupefacientes. Estos menores llevaban las drogas desde sus hogares hasta un taller de mecánica automotriz que funcionaba como centro de acopio. Este taller permitía a los integrantes de la banda pasar desapercibidos ante las autoridades y el vecindario.

Las actividades ilegales de ‘La 108’ generaban una renta mensual superior a los $50 millones. Las diez personas capturadas ahora enfrentan cargos por tráfico, fabricación o porte de estupefacientes; fabricación, tráfico, porte o tenencia de armas de fuego, accesorios, partes o municiones; concierto para delinquir y uso de menores de edad para la comisión de delitos.

En lo que va del año 2024, las autoridades han capturado a 3.440 personas por delitos relacionados con el tráfico de estupefacientes. Además, han incautado aproximadamente 3 toneladas de drogas y realizado 524 allanamientos, impactando 247 sitios dedicados al expendio de sustancias. Estos números reflejan el esfuerzo continuo y la efectividad de las fuerzas de seguridad en la lucha contra el narcotráfico.

La desarticulación de ‘La 108’ es un paso importante, pero no es el final de la lucha. La instrumentalización de menores y la sofisticación de las operaciones criminales son desafíos que requieren una respuesta integral. Es crucial que las autoridades continúen con su labor, pero también que se implementen programas de prevención y rehabilitación para los jóvenes involucrados.

La comunidad de Suba, y en particular los barrios Villa María y Gaitana, pueden sentirse aliviados por la caída de esta banda. Sin embargo, es fundamental que se mantenga la vigilancia y el apoyo a las familias afectadas por el microtráfico. La colaboración entre la policía, las autoridades locales y la comunidad es esencial para prevenir la reaparición de estas organizaciones criminales.

Comentarios
You May Also Like

Incendios en Colombia: El frailejón y la crisis ambiental

Los incendios en el páramo de Berlín amenazan los frailejones y la seguridad hídrica de Colombia, exigiendo acciones urgentes de conservación.

Quién era Luis Alfredo Garavito: La Bestia de la historia criminal de Colombia

Luis Alfredo Garavito, conocido como ‘La Bestia’, es recordado como un pederasta y asesino en serie de niños en Colombia. Fue condenado a 1853 años de cárcel, la condena más alta registrada en el país.